Acerca de...
Home
 
 
 
 Volver
 
Oído Interno (Parte II)
  • Células Ciliadas

Las células ciliadas se dividen en 2 tipos, externas e internas. Las primeras están por fuera de los pilares de Corti en 3 filas paralelas, aunque en algunos casos se han observado 4 o 5 filas en la zona apical. Estas células externas y cilíndricas no presentan estructuras propias de sostén; mantienen su forma y posición gracias al apoyo de las células vecinas. Su número aproximado es de 30.000. En la superficie superior pueden observarse los cilios, que constan únicamente de estereocilios, ya que el cinocilio solo está presente durante el desarrollo embrionario. Se disponen de forma perpendicular a la superficie de la célula, unidos a una placa cuticular mediante unas estructuras parecidas a raíces. 

Cada célula externa tiene entre 50 y 150 cilios, dispuestos en forma de "W" y unidos entre sí por unos finos filamentos (Tip-Links). En su interior existen proteínas estructurales como la Actina responsables de su posición erecta. Las células ciliadas internas presentan cierta forma de botella, con un estrecho cuello que termina en la superficie portadora de los cilios. Existen unas 3500, dispuestas en una sola fila, en el interior de los pilares, y soportan unos 60 estereocilios cada una. 

Fig. 12.- Células ciliadas cocleares, interna y externa. 1. Núcleo; 2. Mitocondrias; 3. Estereocilios; 4. Placa basal; 5. Cuerpo de Hensen; 6. Microvellosidades de las células de sostén; 7. Placa basal del cinocilio; 8. Fibras nerviosas aferentes y eferentes. 

  • La Membrana Tectoria (M.T.)
La membrana tectoria es una estructura gelatinosa que se extiende desde la lámina espiral hasta la altura de las células de Kensen, por encima del órgano de Corti. Está formada por filamentos englobados en una sustancia amorfa. Los estereocilios de las células ciliadas externas están adheridos a esta membrana responsable de su deflección ante estímulos acústicos. 

Fig. 13.- Dibujo esquemático del corte radical de los estereocilios de las células pilosas (ciliadas) externas contra la membrana tectoria, resultante del desplazamiento de la porción coclear. 

  • Linfas

La Perilinfa es un filtrado del liquido cefalorraquideo, con una composición iónica típica de los líquidos extracelulares en la que predomina el catión Na+. Esta composición no es constante, ya que se aprecian pequeñas variaciones según la localización. 

La Endolinfa se halla contenida en el espacio limitado por las M.B. y M.R., así como por a estría vascular. El catión predominante es el K+, mientras que el contenido de Na+ es extremadamente bajo. El elevado contenido de K+ requiere de mecanismos activos de transporte iónico para su mantenimiento. 

La diferencia de ambas clases de linfas del oído interno es de gran importancia para la función del órgano sensitivo. Además, la perilinfa desempeña un importante papel en el metabolismo de las células acústicas, como se deduce de la demostración de su rápida regeneración. 

  • El ganglio espiral
En el modiolo se halla inserto el ganglio espiral de la cóclea. De sus células bipolares parte un axón hacia las células ciliadas del órgano de Corti, y otro formando el nervio acústico, hacia los núcleos de la audición. Las CCI están conectadas por un axón cada una, mientras que los axones que se dirigen hacia las tres hileras de CCE se ramifican y, después de atravesar el túnel alcanzan conjuntamente gran numero de células sensitivas. Por consiguiente, ambos tipos celulares tienen misiones distintas en la diferenciación de las ondas sonoras recibidas, las CCI captan los tonos más fuertes y son poco propensas a las lesiones, las CCE muy delicadas, sirven para la diferenciación fina. 
  • La Membrana Basilar (M.B.)
La M.B. posee dos propiedades físicas en extremo importantes: 1) Su rigidez decrece progresivamente desde su extremo basal al apical. 2) Es más ancha en su base que en su apex. Gracias al trabajo de Bekesy se ha establecido que al tener lugar un aumento en la presión realizada sobre la base del estribo se provoca una onda en la cóclea. Ello hace que el conducto coclear se combe hacia la ventana redonda. Sin embargo, no todas las partes del conducto coclear se mueven simultáneamente. Debido a las características físicas ya descritas existe una onda de desplazamiento a lo largo del conducto coclear. Las ondas alcanzan su máxima amplitud en un punto del conducto coclear que depende de la frecuencia de la onda aplicada. El ancho del lugar de la M.B. excitado aumentará progresivamente a medida que la frecuencia disminuya, es decir, se obserban pendientes mas empinadas para frecuencias altas. La deformación de la M.B. alcanzara su amplitud máxima donde la frecuencia de resonancia de la M.B. se corresponda con la frecuencia aplicada (lugar). A esto se le llama distribución tonotópica de frecuencias. 

Fig. 14.- Ondas viajeras en la cóclea. A. Desplazamientos peak-to-peak de la membrana basilar; B. Patrones instantáneos de desplazamiento; C. Vista 3D del patrón de desplazamiento en un instante determinado. 

Fig. 15.- de la onda viajera a las diferentes frecuencias de estimulación sonora y su dependencia de la gradiente de rigidez de la membrana basilar. 

Resumen 

La perilinfa actúa como almohadilla protectora para el frágil laberinto membranoso en el conducto coclear. A medida que la presión del sonido desplaza la perilinfa se produce la deformación de la M.B. y una onda se propaga desde la base hacia el apex de la cóclea. El desplazamiento de la M.B. causa el movimiento del órgano de Corti y sus células ciliadas creando una acción de corte entre los cilios de dichas células y la membrana tectoria que las cubre. Este movimiento causa una despolarización que activa al nervio coclear. De este modo la energía mecánica del movimiento de la platina o base del estribo se convierte en un impulso eléctrico. 

 
Anatomía y Fisiología Oído Externo Oído Medio